Páginas vistas en total

lunes, 8 de mayo de 2017

La liguilla iniciarà así


Està caliente




sábado, 25 de marzo de 2017

Protección del patrimonio cultural en conflictos armados

"La destrucción deliberada del patrimonio es un crimen de guerra y se ha convertido en una táctica de guerra, en el marco de una estrategia global de limpieza cultural, razón por la cual, la protección del patrimonio trasciende lo cultural para convertirse en un imperativo de seguridad, inseparable de las vidas humanas".


Naciones Unidas / ciberpasquinero

El Consejo de Seguridad aprobó  por unanimidad una resolución en la que se insta a los Estados a desarrollar, con la ayuda de agencias de la ONU y de Interpol, una amplia cooperación policial y judicial para prevenir o contrarrestar todo tráfico de bienes culturales que beneficie a terroristas o al crimen organizado. 
El secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman, afirmó que los grupos terroristas como ISIS explotan los lugares culturales para financiar sus actividades, fortaleciendo sus vínculos con la delincuencia organizada.
"Ellos destruyen el patrimonio cultural y socavan el poder de la cultura como un puente entre generaciones, entre diferentes personas de distintos contextos y religiones", dijo.
Los máximos directivos de la UNESCO y de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito aplaudieron la adopción del documento.
Irina Bokova afirmó que la resolución constituye un hito en la toma de conciencia sobre el papel que tiene el patrimonio en la paz y la seguridad.
"La destrucción deliberada del patrimonio es un crimen de guerra y se ha convertido en una táctica de guerra, en el marco de una estrategia global de limpieza cultural, razón por la cual, la protección del patrimonio trasciende lo cultural para convertirse en un imperativo de seguridad, inseparable de las vidas humanas", dijo.


Por su parte, el director de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito, Yuri Fedotov, coincidió con Bokova en declarar el texto como histórico. 
"La destrucción de monumentos como los Budas de Bamiyan , los monumentos romanos en Palmira o los santuarios y mezquitas en Tikrit y Mosul son intentos abominables de borrar la historia", consideró Fedotov.
En su intervención realizada por video enlace, el titular de la UNODC subrayó la necesidad de fortalecer las capacidades de investigación, la gestión de fronteras, las medidas aduaneras y la lucha contra el blanqueo de capitales, para lograr que la resolución no sea letra muerta.
Asimismo, pidió invitar a los museos, comerciantes y al sector turístico a que se unan en la lucha contra la destrucción, el saqueo, la trata y la venta del patrimonio cultural

--

El miedo y su impacto urbano

Para permitir la convivencia y uso del espacio urbano son necesarias condiciones de seguridad mínima.


México, Conacyt / ciberpasqinero

¿Qué significa vivir con miedo? Abrumados por la inseguridad y la violencia, habitantes de diversas ciudades de México cambian sus rutinas: no salen a la calle en determinadas horas, dejan de visitar sitios específicos y no permiten que sus hijos menores salgan.
En el país, 72.4 por ciento de la población mayor de 18 años considera que la entidad en que vive es insegura a consecuencia de la violencia, en tanto que 59.1 por ciento ubica la inseguridad y la delincuencia como los problemas más importantes, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre
Inseguridad Pública (Envipe) 2016.
La relación entre el miedo y el entorno urbano es analizado por el doctor Alfonso Valenzuela Aguilera, profesor investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), a partir de las distintas dimensiones
que los habitantes identifican y que están ligadas a la violencia generalizada que prevalece en varias ciudades de México y América Latina.
En el libro La construcción espacial del miedo, el autor cuestiona el uso que se ha dado al miedo como instrumento efectivo de control, incitando un estado de ánimo en la población que afecta de manera directa el uso y disfrute de la ciudad.
La obra integra parte del trabajo que ha realizado a través del Observatorio de Seguridad Ciudadana y Cohesión Social, una plataforma financiada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que contrasta la información delictiva con la percepción de inseguridad a partir del territorio, además de identificar las causas sociales subyacentes para así diseñar políticas y programas de prevención que mejoren la calidad de vida de la población.

Impacto del miedo

Valenzuela sostiene que el incremento en los índices delictivos, así como de la percepción de inseguridad en el país, ha incentivado el interés académico por la relación entre el miedo y el entorno urbano.
El análisis considera temáticas de representación, discursos, escalas y contextos basados en investigaciones empíricas que tienen la intención de explorar las narrativas y representaciones culturales que
favorecen la construcción espacial del miedo, en tanto que cuestiona el papel de las estrategias de vigilancia y la forma en que se fortalecen en torno a los grupos dominantes.
A decir del propio autor, "cuando la gente tiene miedo —hoy más que nunca— teme a manifestarse e incluso a congregarse, porque se utiliza de distintos modos, y esto afecta de manera directa el uso y disfrute de
la ciudad".

Investigación social y urbanismo

Detalla que el reconocimiento de la referida obra en la XX Bienal Panamericana de Arquitectura hace unos meses en Ecuador, habla del interés en el área de la arquitectura y el urbanismo por darle una dimensión interdisciplinar a las problemáticas sociales actuales.
"El impacto de los proyectos de arquitectura y urbanismo no alcanzaría el resultado esperado si la gente no puede utilizar espacios como parques públicos o proyectos habitacionales debido a cuestiones de inseguridad o de
violencia", señala.
Y es que, refiere, La construcción espacial del miedo toca un tema central en donde se argumenta que para permitir la convivencia y uso del espacio urbano son necesarias condiciones de seguridad mínima para que la gente pueda disfrutar de la ciudad, utilizarla y moverse libremente.
En ese sentido, el doctor Alfonso Valenzuela hace hincapié en que las disciplinas espaciales como la arquitectura y el urbanismo no pueden ser ajenas a la problemática de la inseguridad y deben considerarla como un factor central en la producción de las ciudades.
"Tenemos que construir espacios seguros, espacios articulados y tenemos que reconocer que vivimos en un medio complejo, ya no es nada más hacer proyectos bellos y funcionales sino que también deben estar insertos dentro
de la dinámica social", concluyó.

Para mayor información, escribir a aval@uaem.mx