Páginas vistas en total

viernes, 14 de diciembre de 2018

El triunfo de "Roma" en taquilla hace negociar a Netflix

El director de Roma ha lanzado Cinemóvil, un autobús equipado para convertirse en cine, que recorre México y proyecta la película por el país.
Entrada de los cines Verdi, en Madrid, donde se proyecta 'Roma'. En vídeo, el tráiler de la película.

Tres horas antes, un lunes por la tarde. Imposible que Alicia Martín Plaza y sus amigas no consiguieran entradas. En una semana normal, les esperaría el desierto. Y, sin embargo, solo quedaba la fila dos. "No me había pasado nunca", relata esta mujer de 65 años. Se plantearon rendirse. Pero, ¿qué llevaba a tanta gente a la sala? Debía de valer la pena otro intento. El pasado miércoles, ante los madrileños cines Verdi, Martín Plaza sonreía: al fin tenía entrada para Roma.

El cine estaba casi lleno. Como muchos otros días. Incluso los Reyes se acercaron el jueves 6, el día de la Constitución, en la sesión nocturna. Al fin y al cabo, no habría más ocasiones para ver el filme de Alfonso Cuarón en la gran pantalla. Una semana en salas, hasta que pasara a estar disponible solo online, desde hoy, en Netflix. Un rumor que se difundió pero nadie confirmó. En el contrato no se explicita cuándo desaparecerá de la cartelera. Y los únicos cinco cines (en Madrid, Barcelona y Málaga) que proyectan la obra la mantendrán. Es decir, estará a la vez en las salas y la Red. A falta de datos —Netflix nunca los da, ni de visionados online ni ahora de taquilla—, se sumarán nuevos interrogantes al debate que enciende el mundo del cine: ¿la compañía quiere destruir el séptimo arte o los exhibidores son refractarios al cambio? ¿No habrá una solución intermedia?
De cara al público, chocan dos muros. El coloso audiovisual ha dejado claras sus reglas: garantiza la libertad y los presupuestos deseados a los creadores de sus series y filmes. A cambio cobra un precio: puede haber algún paso puntual por los cines, pero la prioridad es el estreno online, para sus 130 millones de usuarios. Tanto que Netflix ha vendido las tres semanas en salas que Roma tuvo en México como una muestra de buena voluntad. Lejos de verlo así, los exhibidores responden con una negativa que roza el boicot: los acuerdos tácitos suelen establecer una ventana de al menos tres meses —en España, los famosos 112 días que dividen al sector— entre el estreno en salas y en Internet. Siempre ha sido así y, consideran, siempre ha funcionado. Ni mucho menos piensan ceder ante una compañía que no parece valorar los cines y se muestra dispuesta a arrasar con ellos.
 
Ver imagen en Twitter

Incluso los gobiernos toman partido: el de Italia aprobó un decreto que obliga los filmes nacionales a pasar primero por las salas. Desde que Netflix produce a directores de primera línea como Cuarón, los Coen o Martin Scorsese (prepara The Irishman para 2019), la cuestión ha cobrado aún más relevancia. Se trata de saber dónde se verán los largos más esperados. Mientras, el director de Roma ha lanzado Cinemóvil, un autobús equipado para convertirse en cine, que recorre México y proyecta la película por el país.



--
Somos
Ciberpasquinero

Impactos del cambio climático



De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre 2030 y 2050 se espera que el cambio climático cause aproximadamente 250 mil muertes adicionales por año debido a la malnutrición, paludismo, diarreas y golpes de calor.
En el ámbito de la salud pública, durante los últimos veinte años se han hecho estimaciones sobre los efectos del cambio climático en la salud humana, para lo cual se han diseñado diversos estudios tomando en cuenta aspectos retrospectivos, así como el análisis de las condiciones actuales, la vulnerabilidad y las estimaciones a futuro, todo esto en el marco de escenarios de cambio climático, destacó Horacio Riojas Rodríguez, director de Salud Ambiental del Instituto Nacional de Salud Pública.
Y entre los impactos directos que se han identificado, mencionó el investigador, está que las temperaturas extremas, las olas de calor y el frío intenso tienen efecto directo en la salud. En lo que se refiere a la isla de calor, las consecuencias son golpes de calor, deshidratación y falla cardiorrespiratoria. Durante el período 2002-2010 México registró el fallecimiento de 393 personas por calor natural excesivo, la mayor parte en el noreste del país.
Además, Riojas Rodríguez advirtió que se prevé que en el 2020 el cambio climático exponga a estrés hídrico a aproximadamente 75 millones de personas en África. Y que en el período 2020-2030 el cambio climático deprima la producción de cereales de 2% a 3%, aumentando el riesgo de hambruna para10 millones de personas. Hoy en México existen 28 millones de personas sin acceso a la alimentación, 27.6% de ellas son niños.
El investigador recordó, durante su participación en el Tercer Encuentro Nacional "México ante el Cambio Climático", que la revista médica The Lancet conformó la Comisión Lancet sobre Salud y Cambio Climático, este informe del año 2015 concluye que las respuestas de mitigación y adaptación al cambio climático tienen beneficios directos en la reducción de la mala salud de la población.

Impactos positivos
 
El documento también señala que las energías renovables asequibles tendrán impactos positivos para los más vulnerables al cambio climático, y considera que la mitigación reduce el riesgo y produce substanciales beneficios asociados a la salud, por lo que ahorrar en prevención ahora conllevará un mayor gasto en tratamientos en el futuro.
Riojas Rodríguez agregó que diferentes grupos de investigación a nivel mundial también han identificado rutas indirectas de cómo afecta el cambio climático a la salud humana. Entre estas rutas indirectas están los cambios que se generan en los nichos de los vectores (como los mosquitos), que transmiten enfermedades como paludismo y dengue, así como las relacionadas con las alteraciones en la química atmosférica, que son generadas por algunos contaminantes que actúan como forzadores climáticos.
La OMS considera que la contaminación atmosférica es uno de los riesgos ambientales más importantes a nivel mundial, ya que 4.2 millones de muertes prematuras anualmente son atribuibles a la contaminación del aire exterior con material particulado.
En lo que se refiere a los contaminantes climáticos de vida corta —entre los que se encuentran el carbono negro, metano, ozono y los hidrofluorocarbonos—, los cuales permanecen en la atmósfera por poco tiempo (horas o semanas), tienen efecto de calentamiento en el clima a nivel global y regional, y causan efectos negativos en la salud, la agricultura y los ecosistemas, dijo el especialista.
"El incremento en la temperatura promueve mayores concentraciones de ozono, con lo que se tienen más horas con radiación solar y más días con incremento en la exposición a este contaminante. Mientras que el carbono negro, como componente de las partículas respirables, incrementa la temperatura y la exposición a él provocando una disminución de las funciones vascular y respiratoria, agravamiento de los síntomas del asma e inflamación pulmonar, entre otros", describió.

--

Somos
Ciberpasquinero

lunes, 10 de diciembre de 2018

Cambiar el coche por la bicicleta ¿es posible?

Hasta un 40% de los viajes en coche pueden considerarse como viajes cortos que podrían hacerse a pie o en bicicleta.



España / ciberpasquinero

Miembros del Centro de Investigación del transporte (TRANSyT) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han llevado a cabo un estudio para identificar los viajes en automóvil que podrían ser reemplazados por otros modos más activos de desplazamiento, como caminar o montar en bicicleta, así como las principales barreras percibidas por los ciudadanos para que se produzca este cambio de modo de transporte. 
Los resultados obtenidos proporcionan información valiosa para implementar medidas que promuevan el reemplazo del automóvil por otros medios no motorizados en los desplazamientos cortos. 
La investigación ha sido publicada en la revista Sustainability.
En los últimos años hay un interés creciente en la promoción de medios sostenibles de transporte y se está comenzando a priorizar el transporte activo a pie o en bicicleta. 
El aumento del uso de estos modos puede ayudar a incrementar los niveles de actividad física de los individuos a la vez que disminuir el coste de los viajes y el consumo de energía, mejorando, por tanto, la contaminación atmosférica. 
Sin embargo, el uso del coche como medio de transporte sigue teniendo una gran importancia en la mayoría de las ciudades españolas, incluyendo ciudades de tamaño pequeño y medio, en donde una gran parte de la ciudad podría ser accesible mediante modos activos de transporte.

Estudio
Con el objetivo de estudiar y evaluar el posible cambio modal hacia modos activos de transporte en una ciudad de tamaño medio, investigadores de la UPM han realizado un estudio en Vitoria-Gasteiz. 
Por un lado, se ha analizado el porcentaje de viajes en coche que potencialmente podrían haber sido realizados con modos activos (a pie y en bicicleta). 
Partiendo de una encuesta domiciliaria de movilidad se han obtenido primero las distancias que los individuos están dispuestos a recorrer mediante modos activos. 
Estas distancias se han fijado para el estudio en aproximadamente 1,6 km y 3,5 km para los viajes realizados a pie y en bicicleta respectivamente. 
Estas distancias se aplicaron sobre todos los viajes en coche obtenidos también de la encuesta domiciliaria de movilidad, obteniéndose de esta forma los viajes en coche que en términos de distancia podrían haber sido realizados mediante modos activos. 
"Los resultados sugieren que, en Vitoria-Gasteiz, en torno a un 20% de los viajes en coche podrían ser realizados a pie y hasta un 40% en bicicleta" indica Belén Martín, una de las investigadoras participantes en el estudio.
Por otro lado, una vez que se obtuvieron los viajes potencialmente sustituibles por modos activos, se analizaron las principales barreras percibidas por los encuestados que pueden frenar el uso de la bicicleta. 
Este análisis tenía como objetivo último estudiar aquellas barreras que suponen una mayor limitación para que se dé un cambio modal de viajes cortos en coche hacia la bicicleta. 

Seguridad
Las barreras percibidas como más limitantes por los encuestados que habían realizado viajes cortos en coche eran las relacionadas con la seguridad y con aspectos prácticos como la falta de aparcamientos para bicicletas,  las posibles reparaciones o la falta de carriles-bici.
"Los resultados obtenidos pueden suponer una valiosa información para los responsables políticos y los técnicos de transporte" señala Javier Delso, otro de los investigadores del estudio. 
Tanto los umbrales de distancia obtenidos, como el porcentaje de viajes cortos en coche que son potencialmente sustituibles, pueden ayudar a definir hasta qué punto las políticas de transporte pueden llegar a incidir en el cambio modal hacia modos activos de transporte. 
"Los resultados del análisis de las barreras percibidas se pueden aplicar para estudiar las mejores medidas para potenciar la sustitución de viajes cortos en coche por la bicicleta", concluye Delso.
Este estudio se ha realizado en el marco del proyecto propio de la UPM "Desarrollo de Aplicaciones SIG para la Implementación de Indicadores de Fragmentación Urbana y Mejora de la Movilidad", y del proyecto "DESPACIO" (TRA2017-88058-R), financiado por el Programa Estatal de I+D+i Orientada a los Retos de la Sociedad.

Referencia bibliográfica:
Delso J, et al. 2018. Potentially Replaceable Car Trips: Assessment of Potential Modal Change towards Active Transport Modes in Vitoria-Gasteiz. Sustainability. 2018; 10 (10):3510. DOI: 10.3390/su10103510